En este momento estás viendo Unos maldicen la oscuridad, otros encienden la luz
“La adversidad es nuestra madre; la prosperidad sólo es nuestra madrastra”
Baron de Montesquieu

Aunque nunca aparezcamos en las grandes revistas, los pequeños y medianos emprendimientos somos parte importante del engranaje que sostiene la economía del país.

Pero por alguna razón, durante los tiempos buenos, -así sean irreales-, la creatividad suele estancarse. Nos olvidamos que la única constante es el cambio y que el mundo, la tecnología, la sociedad y la forma de hacer negocios, no paran de evolucionar.

Por décadas, la industria de la construcción, bienes raíces, y emprendimientos en todas las industrias, tuvieron un crecimiento fuertemente apalancado con deuda, lo cual tenía sentido, pues todo iba bien.

Pero cuando la economía se detuvo de tajo por la pandemia, tuvimos un masivo:

¡Crujir y Rechinar de Dientes!

El cambio obligado a trabajo desde casa (para quienes conservaron su empleo), la reducción en las jornadas laborales, caída libre en las ventas, e incluso la desaparición de las empresas que proveían el sustento familiar se volvió el pan de cada día.

Todo por haber cometido el pecado de ser:

“No Indispensable”

Y como bien sabes, no es que ya salimos de ésta al 100%

Muchos están aún lejos de resolver los problemas financieros que les dejó la pandemia. Para muestra un botón: Un conocido tiene más de un año pagando intereses por casi medio millón de dólares que no ha logrado cobrar en cuotas retrasadas de sus clientes.

¿Pero sabes algo?

Siempre hay un pequeño grupo de personas dispuestas a reinventarse y no dejarse morir.

Gente que busca hasta que encuentra y que no acepta un no por respuesta.

Y si eres uno de ellos, y ya entendiste que:

  • Es importante no depender de una única fuente de ingresos;
  • Desarrollar negocios apalancado por un equipo es mejor, más seguro y divertido que jugar al Llanero Solitario;
  • Es mejor tener un negocio que requiera poca inversión y que tenga una alta rotación de productos;
  • Sí es posible desarrollar un negocio desde casa, y estar presente en la vida de tus hijos;
  • Es un suicidio depender completamente de tu economía local, por lo que hay que buscar negocios que puedan expandirse internacionalmente sin tener que hacer fuertes inversiones de capital;
  • Debes contar con un proveedor productos y servicios que posea un fuerte músculo financiero y no te deje a medias;
  • No debes estar únicamente en industrias “no indispensables”;
  • Tener un sistema de entrenamiento que te permita tener resultados financieros desde el primer día es una altísima ventaja competitiva;

En ese caso, nuestro proyecto de negocios te interesará grandemente.

Contáctanos para agendar una llamada exploratoria que te permita evaluar si ésto es lo que has estado buscando para tu vida.

Anabelle Rodríguez

Esta entrada tiene un comentario

  1. Gilda olmedo

    Siempre es bueno estar abierto a nuevas posibilidades y, hoy más que nunca debemos procurar varias fuentes de ingresos y de preferencia buscar ingresos en dólares.

Deja un comentario